Radiografías del Cuerpo.

5/5 - (3 votes)

Radiografías del Cuerpo.

Otros nombres para estos estudios: radiógrafos, roentgenogramas y estudios de contraste.

Las radiografías y otros exámenes radiográficos ayudan a los médicos a encontrar el cáncer en diferentes partes del cuerpo incluyendo los huesos y órganos blandos. Por lo general, los rayos X no toman mucho tiempo, no causan dolor y no requieren ninguna preparación especial. Los estudios de contraste pueden requerir más preparación con anticipación.

¿Qué muestran estos estudios?

Las radiografías, generalmente llamadas rayos X, producen imágenes como sombras de huesos y ciertos órganos y tejidos. Las radiografías son muy buenas para detectar problemas óseos. Pueden mostrar algunos órganos y tejidos blandos; sin embargo, la MRI y la CT suelen crear mejores imágenes de los mismos. Aun así, las radiografías son rápidas, fáciles de obtener y menos costosas que los otros estudios, por lo que se pueden usar para obtener información rápidamente.

Los mamogramas (mamografías o radiografías de mama) son una forma de estudios radiográficos.

Los tipos especiales de exámenes de rayos X llamados estudios de contraste utilizan tintes con base de yodo o materiales de contraste, como el bario, junto con las radiografías para que los órganos aparezcan en la radiografía y obtener mejores imágenes. Por ejemplo, las radiografías del tracto gastrointestinal inferior, normalmente llamado examen de enema de bario, se emplean para tomar imágenes después de que el intestino se llena con sulfato de bario. Otro estudio, un pielograma intravenoso, usa un colorante especial para examinar la estructura y el funcionamiento del sistema urinario (uréteres, vejiga y riñones).

Gracias a los avances tecnológicos, muchos estudios de contraste están siendo remplazados por otros métodos de exploración, tales como la CT o las MRI. Por ejemplo, en el pasado, la angiografía se solía usar para ayudar a conocer la etapa y la extensión del cáncer, pero actualmente para hacer esto generalmente se usa la CT y la MRI.

¿Cómo funcionan estos estudios?

Un tubo especial dentro de la máquina de rayos X emite un haz de radiación controlada. Los tejidos del cuerpo absorben o bloquean la radiación en diferentes grados. Los tejidos densos como los huesos bloquean la mayor parte de la radiación, pero los tejidos blandos, como la grasa o los músculos, bloquean menos radiación. Después de pasar por el cuerpo, el haz alcanza una pieza de un fragmento de película o un detector especial. Los tejidos que bloquean altas cantidades de radiación, como los huesos, aparecen como áreas blancas en un fondo negro. Los tejidos blandos bloquean menos radiación y aparecen en tonos de gris. Los órganos que contienen principalmente aire (como los pulmones) aparecen en negro. Los tumores son por lo general más densos que el tejido que los rodea, por lo que suelen verse en tonos grises más claros.

Los estudios de contraste proporcionan cierta información que las radiografías convencionales no pueden proporcionar. Durante un estudio de contraste, usted recibe un material de contraste que circunda, destaca, o llena las partes del cuerpo para que aparezcan con mayor claridad en una radiografía. El material de contraste se puede suministrar vía oral, como enema, como inyección (se coloca en una vena), o a través de un catéter (tubo delgado) que se coloca en varios tejidos del cuerpo. Este material se verá blanco brillante en las radiografías y delineará la parte del cuerpo. Para la mayoría de estos estudios, las imágenes se pueden captar en una película radiográfica o en una computadora.

¿Cómo me preparo para el estudio?

Además de quitarse todos los objetos metálicos que podrían interferir con la imagen, no se necesita ninguna preparación especial antes de someterse a una radiografía.

La preparación para un estudio de contraste depende del examen. Pueden pedirle que no coma nada o que se prepare de otra forma antes de la prueba (vea la sección siguiente). El centro de radiología le dará instrucciones. Consulte primero con ellos. Su proveer de atención médica también le dará instrucciones.

Asegúrese de decirle a su médico si usted es alérgico al yodo o si en el pasado ha tenido problemas con los materiales de contraste.

¿Cómo se realizan los estudios?

Radiografías convencionales

Por lo general, las radiografías son tomadas por un técnico radiólogo. Usted va a exponer la parte del cuerpo a ser radiografiada. Necesitará quitarse cualquier joya u otro objeto que pueda interferir con la imagen. Es posible que le den una bata o una sábana para que se cubra. Le pedirán que se siente, se pare o se acueste, dependiendo de la parte del cuerpo donde se le tomará la radiografía. Su cuerpo se coloca contra una caja o mesa plana que contiene la película radiográfica. El técnico luego mueve la máquina para enfocar el haz de radiación en el área correcta.

Le pueden colocar escudos protectores especiales sobre partes de su cuerpo cerca del área donde van a tomar la radiografía para que no estén expuestas a la radiación. Generalmente el técnico sale de la sala para operar la máquina por control remoto, aunque puede escucharle y verle en todo momento. Su exposición a los rayos X es muy breve; por lo general menos de un segundo. Es posible que oiga los sonidos de un zumbido o chasquido mientras la máquina está funcionando.

Para una radiografía del pecho, se suelen tomar dos vistas. Primero, usted se mantiene de pie con el pecho contra la película radiográfica y la imagen se toma desde la espalda. Los brazos estarán a ambos lados. Luego se suele tomar una vista lateral con los brazos por encima de la cabeza o en frente suyo. El técnico le indicará cuando debe respirar profundamente y mantenerse inmóvil. Para tomar una radiografía del pecho en personas que no pueden ponerse de pie, la película se coloca debajo de ellas y la imagen se toma desde el frente.

Durante una radiografía abdominal (vientre), usted está acostado sobre una mesa. Es probable que le pidan que cambie de posición o que se siente si se necesita más de una vista. Usted necesitará contener la respiración y permanecer inmóvil mientras se toma rápidamente la imagen.

Después de la radiografía, el técnico regresará a la sala para sacar la máquina fuera del lugar, quitar cualquier escudo protector, recoger la película y ayudarle a volver al lugar donde se puede vestir.

Estudios de contraste

Pielograma (o pielografía) intravenoso: probablemente se le pedirá que no coma ni beba nada por aproximadamente 12 horas antes de este estudio, y debe tomar laxantes para vaciar el intestino. Para el estudio en sí, usted se acuesta sobre una mesa para una serie de radiografías. Luego se le suministra el tinte de contraste por medio de una vena del brazo. Los riñones eliminan el tinte de contraste del torrente sanguíneo y este ingresa en el tracto urinario. Se toma otra serie de radiografías en los siguientes 30 minutos para obtener imágenes del tinte a medida que se mueve a través de los riñones y fuera de su cuerpo. Se puede aplicar presión en el vientre para ayudar a hacer que la imagen sea más clara. Una vez que el tinte de contraste llega a la vejiga, se le pedirá que orine mientras se toma otra radiografía.

Radiografías del tracto gastrointestinal inferior (enema de bario): se puede restringir su alimentación durante algunos días antes del estudio. Se usan laxantes, enemas, o ambos, para vaciar el intestino grueso. Para el estudio, usted se acuesta y será sujetado a una mesa. Se toma una serie de radiografías. Luego el líquido de bario se coloca dentro del intestino por medio de un tubo pequeño y blando ubicado en el recto. El líquido se siente frío. Se procede a tomar más imágenes mientras la mesa le inclina a usted en diferentes posiciones. Esto ayuda a que el bario se mueva por los intestinos de modo que puedan verse en las radiografías. Tiene que permanecer acostado inmóvil y contener la respiración cuando se toma cada imagen.

Después del estudio, puede ir al baño para eliminar la solución de bario de los intestinos. (Pueden pasar varios días hasta que esta se haya eliminado por completo. Sus deposiciones pueden ser más secas, más duras y de color claro durante este tiempo).

Para obtener imágenes más claras, por lo general se realiza un examen con “contraste doble”. En este examen se usa una cantidad más pequeña de líquido de bario más espeso. Después que el bario está adentro, se hace ingresar aire en sus intestinos. Esto puede causar una sensación de hinchazón y malestar, junto con la ganas de vaciar los intestinos.

Radiografías del tracto gastrointestinal superior: probablemente se le pedirá que no coma ni beba de 8 a 12 horas antes del estudio. Se acuesta y será sujetado a una mesa basculante, mientras se toma una serie de radiografías al tiempo que el bario cubre el esófago y el estómago. Será necesario que ingiera una mezcla de bario unos minutos durante el estudio. (En algunos casos, se usan sustancias distintas al bario). También se le puede pedir que ingiera cristales de bicarbonato de soda para que se cree gas en su estómago.

A veces se toman más imágenes unas horas después para mostrar el intestino delgado (se necesita tiempo para que el bario pase desde el estómago al intestino delgado). Esto se conoce como prueba de seguimiento de intestino delgado.

Después del estudio pueden darle un laxante para acelerar la eliminación del bario de su cuerpo. Pueden pasar varios días hasta que esta se haya eliminado por completo. Sus deposiciones pueden ser más secas, más duras y de color claro.

¿Cuánto tiempo toman estos estudios?

Radiografía convencional: alrededor de 5 a 10 minutos
Pielograma intravenoso: aproximadamente 1 hora
Radiografías del tracto gastrointestinal inferior: de 30 a 45 minutos
Radiografías del tracto gastrointestinal superior: de 30 minutos a 6 horas, dependiendo de la parte del sistema digestivo en estudio

¿Cuáles son las posibles complicaciones y efectos secundarios de estos estudios por imágenes?

Radiografías convencionales: los problemas son poco frecuentes y

Pielograma (o pielografía) intravenoso: en ocasiones, el tinte de contraste hace que algunas personas tengan sofocos, picazón leve o un sabor amargo o salado. En casos poco comunes, las personas tienen una reacción alérgica grave al material de contraste y necesitan recibir un tratamiento de emergencia.

Radiografías del tracto gastrointestinal inferior (enema de bario): este estudio puede ser incómodo. Algunos pacientes tienen retorcijones abdominales (vientre). A muchos pacientes este estudio les hace sentir cansancio. El material de contraste de bario hará que sus deposiciones tengan un color claro durante algunos días después de la prueba y puede causarle estreñimiento. En muy pocas ocasiones, el bario puede causar una obstrucción o bloqueo en los intestinos.

Radiografías del tracto gastrointestinal superior (ingestión de bario): la mezcla de bario tiene la densidad de un batido de leche y un sabor a tiza. Los cristales de bicarbonato de sodio pueden causar distensión abdominal (abdomen hinchado), gases y eructos. Después de la prueba, sus deposiciones tendrán un color claro durante unos días y puede que esté estreñido.

Recomendación : informar al personal sanitario si está EMBARAZADA.

 

BIENVENIDO A SU CENTRO DE DIAGNÓSTICO POR IMÁGENES LINDA VISTA

Cuenta con el personal científico médico y técnico en Diagnósticos por imágenes de alta calidad con experiencia en nuestro país, para la atención de los pacientes que requieren diferentes tipos de diagnóstico; además del personal de apoyo calificado, con sensibilidad humana, garantizando una excelente atención y un diagnóstico confiable.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

octubre 2022
L M X J V S D
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930

Comentarios